Cómo se previene contra el virus del Ébola

No existe a día de hoy un tratamiento eficaz y ni una vacuna humana para el tratamiento de esta enfermedad. Por lo que la concienciación sobre los factores de riesgo de esta infección y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

En África, cuando se han producido brotes de Ébola, los mensajes educativos de salud pública para reducir los riesgos se centran en varios factores:

  • Reducir el riesgo de transmisión de animales salvajes al ser humano, por  contacto con murciélagos de la fruta o monos o simios infectados y por consumo de su carne cruda. Deben utilizarse guantes y otras prendas protectoras apropiadas para manipular animales. Sus productos (sangre y carne) deben estar bien cocidos antes de consumirlos.
  • Reducir el riesgo de transmisión de persona a persona en la comunidad por contacto directo o estrecho con pacientes infectados, especialmente con sus líquidos corporales. Hay que evitar el contacto físico estrecho con pacientes con Ébola y utilizar guantes y equipo de protección personal adecuado para atender a los enfermos en el hogar. Es necesario lavarse las manos con regularidad tras visitar a enfermos en el hospital, así como después de cuidar a enfermos en el hogar.
  • Las comunidades afectadas por ébola deben informar a la población acerca de la naturaleza de la enfermedad y de las medidas de contención de los brotes, en especial la inhumación de las personas fallecidas. Los enfermos que mueren por esta causa deben ser sepultados rápidamente y en condiciones de seguridad.

En África, las granjas de cerdos pueden participar en la amplificación de la infección debido a la presencia de murciélagos frugívoros. Por lo que se hace necesario adoptar medidas de bioseguridad para limitar la transmisión. En lo que respecta al RESTV, uno de los cinco tipos de virus Ébola, los mensajes educativos de salud pública deben centrarse en la reducción del riesgo de transmisión del cerdo al ser humano a consecuencia de prácticas poco seguras de cría y sacrificio, así como del consumo de sangre fresca, leche cruda o tejidos animales.

La prevención, fuera de los países africanos donde existe brote de Ébola, consiste en el control de la migración de las personas que puedan presentar síntomas al haber estado expuestas a la enfermedad. Las personas sospechosas de haber contraído la enfermedad serán controladas y puestas en cuarentena, como lo determinen los protocolos. Para ello, existen medidas a adoptar en puertos marítimos, aeropuertos y fronteras terrestres.

Print

Deja un comentario