Teresa Romero da las gracias a sus compañeros del Hospital Carlos III

“No sé lo que falló, ni siquiera si falló algo”, ha sido la única alusión al momento del contagio. “Tenemos la mejor sanidad del mundo pese a la nefasta gestión política”, ha añadido pese a que ha asegurado que no guarda “rencor ni reproches”.

Romero, que ha reconocido que aún está “débil” y ha pedido “tranquilidad”, ha señalado que espera que su contagio sirva para “algo”, para “investigar la enfermedad”. “Si mi sangre sirve para curar a otras personas aquí estoy”, ha añadido.

Por su parte, los médicos del hospital Carlos III de Madrid que han atendido durante el último mes a Teresa Romero han destacado “la gran profesionalidad” e implicación de las más de 100 personas que han cuidado de la paciente y han celebrado su alta hospitalaria. En una rueda de prensa en el centro sanitario, el director gerente, Rafael Pérez-Santamarina, ha subrayado “la gran noticia” que supone el alta de Teresa Romero después de “un mes complicado para todos”.

José Ramón Arribas, responsable de la unidad de enfermedades infecciosas, ha destacado que la auxiliar de enfermería de 44 años recibe el alta con la confianza de que no hay ya “ningún riesgo de contagio”. “Puede hacer una vida completamente normal”, ha señalado Arribas antes de recordar que la salida del hospital no implica que Romero esté recuperada del todo. “Hay que dejarle tiempo para una recuperación integral de un evento muy dramático”, como es una infección por ébola.

Deja un comentario